¿Te dan miedo estos insectos o simplemente te dan asco? Aquí te damos unos buenos consejos sobre cómo matar cucarachas de forma segura. 




Insecticidas para matar cucarachas

Hay multitud de insecticidas de diferentes tipos a la venta, para matar cucarachas. A continuación, vamos a hablar sobre los más comunes para que puedas decidir qué tipo de insecticida prefieres:




  • Cebos: los cebos son productos que tienen un agente activador y una sustancia que atrae a las cucarachas y que éstas se comen, de forma que no las mata inmediatamente, sino que lo hacen pasado un tiempo con la intención de que a través de las heces y de su propio cadáver consiguen contaminar a otras cucarachas de su nido. Normalmente se pueden adquirir en tiendas en forma de gel y se deben aplicar cerca del nido de las cucarachas o en las proximidades. Es uno de los productos más recomendables para acabar con las cucarachas y además cuentan con la ventaja de que no presentan una gran toxicidad para las personas o para nuestras mascotas.
  • Aerosoles: los insecticidas contra las cucarachas en forma de aerosol no son muy eficaces a no ser que se pulvericen directamente sobre el cuerpo del insecto, además de que no es saludable respirar los vapores que desprenden, por lo que no recomendamos su uso si se puede evitar, ya que existen alternativas mejores.
  • Polvos: los insecticidas en forma de polvo suelen aplicarse en las zonas de paso de las cucarachas, de forma que cuando las cucarachas pisan el polvo se contaminan y pueden transportar los polvos a su nido contaminando a otras cucarachas. No mueren de forma inmediata, pero lo hacen al poco tiempo. Este tipo de productos no es recomendable emplearlo si tenemos mascotas o niños.
  • Rociadores (LPU): son insecticidas en forma líquida y normalmente se aplican en un bote de spray. Suelen emplearse para aplicar en grietas donde anidan las cucarachas.