La iglesia que no cerró sus puertas durante la cuarentena

En el epicentro de la crisis del covid-19 en Italia, la iglesia que pastorea Gennaro Chiocca abrió su local a la comunidad, transformándolo en un centro de acogida para personas sin hogar.

En el espacio de la cuarentena se decía que las iglesia no estaban cerradas si no los templos, por un tiempo bien lago de mas de 2 meses se escuchaba esta frase y a un en muchos sitios se puede escuchar.

Hubo una iglesia en particular, en una zona muy golpeada por el covid-19, que se movió contra la corriente.

Una escuela dominical en sanatorio.

El pastor de esta iglesia puso a disposición de las autoridades su local al junto de un grupo de personas capacitadas en diversa áreas medicas.

La iglesia ADI (Asambleas de Dios Italiana) que pastorea Gennaro Chiocca, decidió no cerrar su local sino abrirlo a la comunidad, transformándolo en un centro de acogida para personas sin hogar, aquellas para quienes la orden de “quedarse en casa” no tenía ningún sentido.

Un buen grupo de hermanos esperaban su turno para servir en la repartición de alimentos, limpieza entro otras cosas mas pero sin dejar de compartir la palabra de Dios a cada necesitado.

El testimonio de estas semanas de servicio cristiano ha sido de impacto en la población y en las autoridades. 

la autoridad comunal (Sindaco) de Lodi, Sara Casanova, agradeció mediante una carta la colaboración de la iglesia al brindar su local y la red de voluntarios que hicieron posible la gestión de Beth Campo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*